Frases del pueblo

Steeleye Span - Dodgy Bastards (2016)

viernes, 9 de diciembre de 2016

In Memoriam Geg Lake y Keith Emerson

Greg Lake, cofundador de King Crimson y Emerson, Lake & Palmer, acaba de fallecer a los 69 años víctima de un cáncer, meses después de que su compañero Keith Emerson se suicidase agobiado por las depresiones. Descansen ambos.

Lucky Man es una canción de Emerson, Lake & Palmer escrita por Greg Lake cuando tenía 12 años y grabada por el trío en 1970 para su primer álbum, Emerson, Lake & Palmer. En ella se escucha (a partir del minuto 3:22) uno de los primeros solos de sintetizador Moog.


Lucky Man (Greg Lake), 1970

Lucky Man

He had white horses
And ladies by the score
All dressed in satin
And waiting by the door

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

White lace and feathers
They made up his bed
A gold covered mattress
On which he was led

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

He went to fight wars
For his country and his king
Of his honor and his glory
The people would sing

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

A bullet had found him
His blood ran as he cried
No money could save him
So he laid down and he died

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was


Hombre afortunado

Él tenía caballos blancos
y damas a montones
todas vestidas de satén 
y esperando en la puerta

Oh, qué afortunado era...

De encaje blanco y plumas
hicieron su cama
En un colchón cubierto de oro
se acostaba

Oh, qué afortunado era...

Se fue a luchar guerras
por su país y su rey
por su honor y su gloria
La gente cantaba...

Oh, que afortunado era...

Una bala lo encontró
Su sangre corría mientras gritaba
El dinero no pudo salvarlo
así que se recostó y se murió.

Oh, qué afortunado era...

Greg Lake - Songs Of A Lifetime (2013)

lunes, 28 de noviembre de 2016

domingo, 27 de noviembre de 2016

Frases inteligentes/ 30 - La tiranía

En toda tiranía la realidad es doble o triple: está lo que se dice; luego, más importante, está lo que no se dice pero debe sobrentenderse y luego están las cosas que el estado dice y que nadie se va a creer y que ellos saben que será así. El principio de cada tiranía es el miedo; lo más importante es que la gente tenga miedo, por el método que sea.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Diremos fascismo?


Naturalmente que vamos a decirlo, abundando en la idea que llevamos meses (si no años) sosteniendo, y ayudados en esta ocasión por Antonio Lucas.

Fragmentos de Por no decir fascismo

[...] En este momento lo primero que se mercantiliza es la emoción. Del miedo al amor, todo está en los escaparates. El populismo es la expresión comercial de una política sin márgenes definidos donde cabe cualquier cosa. Lo más parecido a una olla podrida pero en radioactivo. Trump es populista. Podemos es populismo. El anuncio de la lotería de Navidad, también. Y la supremacía de raza. Y la patria furiosa. Y si repusieran Verano azul ya sería la hostia.

Lo del populismo es un rodeo perverso para no decir fascismo o comunismo de koljós. O mediocridad. O saldo ideológico. O traspiés de la historia. O quincalla ratonera. Pero sobre todo esconde una nidada de obviedades donde se acopla muy bien el estado carencial de la ignorancia. Donde hay populismo hay déficit. No me refiero a tema de pasta, sino a la tentación de hacer de la histeria y la sandez un cisne. [...]

Después de lo de Trump el populismo se ha extendido en todas direcciones como concepto. Pero la categoría que le asesta este burrazo aún nos resulta inédita. Y eso es lo peligroso: el alcance de su gotera mental, de su disparate. Lo suyo no es exactamente populismo, sino el nuevo business de un tipo con modales de charlatán convencido de que el negocio cuanto más salvaje más prospera. Su realidad esconde anuncios de temores muy ambiciosos. Su idea de orden es nuestra idea de humillación, de desprotección. Su idea de política es nuestra sospecha de murallas. Su idea de equilibrio social es nuestra certeza de un baratillo de almas corrompibles con un abracadabra de patriotismo subnormal. Lo dicho: Trump es la violenta idea de felicidad que algunos no han encontrado ya ni en las tiendas. Una felicidad que alcanza el orgasmo en el "que os jodan", por decirlo en español.

El populismo difumina los colores y dispensa en muchos la necesidad casi agónica de encontrar un apoyo a su rencor, una base colectiva al ajuste de cuentas. [...]
ANTONIO LUCAS
El Mundo, 16/11/2016

martes, 15 de noviembre de 2016

¿Los extremos se tocan?


Es que uno estaría tentado a pensar que sólo hay un extremo. O bien, lo de los perros y los collares, ya saben.

Les proponemos un juego (visto en el diario ABC el 15 de noviembre de 2016, o sea, hoy): a ver si recuerdan quién profirió estas frases. Para hacerlo más fácil sólo hay dos opciones: Pablo Iglesias o Donald Trump.

1.- El derecho a portar armas es una de las bases de la democracia.

2.- Lo nuestro no ha sido una campaña, sino un movimiento de hombres y mujeres que aman a su país.

3.- Cuando eres una estrella las mujeres te permiten hacer lo que quieras.

4.- ¿Quién no ha fantaseado alguna vez con ponerse en la piel de JFK mientras Marilyn Monroe te dice "Happy Birthday To You"?.

5.- El sistema está amañado y es corrupto al 100 %.

6.- Nosotros hacemos política masculina, con cojones.

7.- Era gentuza de clase más baja que la nuestra.

8.- Estas elecciones son una farsa y una parodia ¡No somos una democracia!

9.- Me da asco la gente que dice siempre lo que arranca el aplauso fácil.

10.- La pregunta es: "¿Quién queréis que gobierne, la clase corrupta o la gente?"
_______________

Soluciones:

1.- Pablo Iglesias
2.- Donald Trump
3.- Donald Trump
4.- Pablo Iglesias
5.- Donald Trump
6.- Pablo Iglesias
7.- Pablo Iglesias
8.- Donald Trump
9.- Pablo Iglesias
10.- Donald Trump

¿Cómo lo ven?

viernes, 11 de noviembre de 2016

Adiós al poeta-cantor. In memoriam Leonard Cohen

The Partisan - Leonard Cohen, 1969


First We Take Manhattan - Leonard Cohen, 1988


Hallelujah - Leonard Cohen, 2009

Take This Waltz - Leonard Cohen, 1986 
Letra basada en el Pequeño vals vienés de Federico García Lorca

Discurso por el premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011

• Actúa de la manera en la que te gustaría ser y pronto serás de la manera en la que actúas.

• Con el poder mantenemos una relación ambigua: sabemos que si no existiera autoridad nos comeríamos unos a otros, pero nos gusta pensar que, si no existieran los gobiernos, los hombres se abrazarían.

• Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera.

• No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. Y yo me siento empapado hasta los huesos.

• El Nobel a Bob Dylan es como ponerle una medalla al Everest.
~~~~
"Como un pájaro en el alambre, como un borracho en un coro, he intentado ser libre."
Leonard Cohen

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Un loco al cargo del manicomio

Ocurrió lo impensable. Visto desde el resto de planeta tierra, los estadounidenses han sucumbido al suicidio político colectivo.

Estaban ahí en lo alto de Trump Tower mirando para abajo, contemplando tirarse. Oyeron a los que les rogaban que no lo hicieran pero no les hicieron caso. La locura se impuso a la razón. Se dio el salto al vacío. El delirio se ha hecho realidad.

Trump en el ala oeste de la Casa Blanca será, en el mejor de los casos, un Cantinflas interpretando el papel de Calígula en una versión moderna del declive y caída del imperio. En el peor, representa una amenaza para la estabilidad mundial.

Antes incluso del resultado electoral, ante la mera posibilidad de que el bufonesco magnate neoyorquino pudiese ganar las elecciones, el resto del mundo miraba Estados Unidos con una mezcla de risa y pavor. Una historia en The New York Times del lunes contaba que el régimen iraní había roto con su tradición de censura y permitido transmitir en directo en la televisión estatal los debates entre Trump y Hillary Clinton durante la campaña electoral. El Gran Satanás, calculaba, se ridiculizaba solo.

A la misma conclusión habrán llegado hoy los políticos y demás habitantes de la mayoría de los países del mundo. Pero pocos ahora se van a reír. En Estados Unidos buena parte de la nación llorará: entre ellos muchos de los que tienen un nivel educativo más alto de la media, de los que saben distinguir entre los hechos y las mentiras, de los que se interesan por lo que ocurre fuera de sus fronteras, sin excluir a varios altos mandos del partido republicano que Trump en teoría representa. El desconsuelo será tremendo; la división dentro del país, abismal; la herida social que se ha abierto, imposible de cicatrizar a corto plazo.

La victoria de Trump es, entre otros horrores, una victoria para la supremacía blanca. Se sentirán incómodos o vulnerables en su país los negros, los hispanos y los musulmanes.

Los analfabetos políticos que votaron a Trump han caído en lo que la historia juzgará como un acto de criminal irresponsabilidad hacia su propio país y, aunque pocos de ellos lo entenderán, hacia el mundo entero. Que una nación tan próspera con una democracia tan antigua haya cometido semejante disparate pone en cuestión como nunca la noción sagrada en Occidente de que la democracia representativa es el modelo de gobierno a seguir para la humanidad.

Con la victoria de Trump nos encontramos de repente sin brújula en tierra desconocida. El electorado estadounidense ha preferido un narcisista ignorante, vulgar, racista y descontrolado como presidente a una mujer seria, inteligente y capaz como Clinton. Ha puesto a un loco a cargo del manicomio: lo cual daría risa si uno no se parara a pensar que el manicomio en cuestión es la potencia nuclear número uno del mundo.
JOHN CARLIN - El País, 09/11/2016

Entradas populares