Frases del pueblo

Van Morrison - Keep Me Singing (2016)

miércoles, 18 de enero de 2017

Apolonia y la Cueva la Loca

Nuestro amigo Alberto Gallo ha vuelto a hacerlo.
En esta ocasión, se saca de la manga de su imaginación una historia reinosana ambientada en la Guerra de la Independencia, tomando como leitmotiv El Cañón y la Cueva de la Loca (en reinosano La Cueva la Loca), dos iconos de la ciudad.  Con estos mimbres, Gallo -con la colaboración de Elena Calderón- construye una historia llena de imaginación y fantasía, no exenta de humor.
La narración arranca el 26 de diciembre del año 2048 en un Pleno Extraordinario del Ayuntamiento de Reinosa, bajo la dirección del excelentísimo señor don Celedonio Castillo de las Almenas, alcalde de la ciudad, que da cuenta de los logros de la humanidad en general en la última década. "Yo creo -dice- que el hombre ha llegado donde ha llegado por la creación de sueños casi imposibles", mientras piensa para sus adentros: "Pero ¡qué he dicho!". Informa también, ya a nivel local, del proyecto de remodelación de "el Cañón", zona conocida popularmente con ese nombre porque desde hace dos siglos (o quién sabe cuánto tiempo) está presidida por esa pieza de artillería. A partir de ahí va recordando a la corporación personajes emblemáticos de la ciudad de otros tiempos, como Pano, Lin "el Airoso" y su rabel, la romana de la señora Mariana, la plomada del Paqui y hasta el dedo pulgar momificado del Nini.
El Cañón es retirado y en su lugar se coloca una réplica. Aquí empieza lo bueno, porque en el taller-escuela donde lo trasladan para ajustarlo, Jacinto Contreras, director del centro, descubre, desbloqueando la boca del cañón, una cartuchera de cuero cerrada con una hebilla oxidada que guarda en su interior varias hojas de papel con un texto escrito a mano. Se encarga la traducción a Romualdo Cienfuegos, que domina idiomas. A partir de ahí, imagínense lo que quieran... y se quedarán cortos.
La traducción del manuscrito hace retroceder el relato a los tiempos de la Guerra de la Independencia, y es entonces cuando nos enteramos de la historia del oficial francés Gilbert Robert y sus amoríos con Apolonia -cariñosamente conocida como Lonia-, hija de Lucas el molinero...

Pero no voy a desvelarles nada más. Si tienen oportunidad, háganse con el cuento, quédense con él, y léanlo. No se arrepentirán.Pero dense prisa, que la edición es limitada.
Para animarles, les mostramos en vídeo las ilustraciones de Alberto Gallo, acompañadas por la música de Mendelssohn, para que no falte de nada. ¿Música de colores, como quiere el autor? Yo creo que sí.

* Nota bene
No es necesario ser reinosano para disfrutarlo, pero ayuda.

Apolonia y la Cueva La Loca

sábado, 31 de diciembre de 2016

Adiós 2016, no se te ocurra volver ni en broma!

Adelantándonos a los acontecimientos (Concierto de Año Nuevo en Viena), y para ayudarte a salir te pondremos la Marcha Radetzky, a ver si te vas de una vez. Y haz el favor de no acordarte de nosotros para nada.

Bienvenido 2017! Pero, ojo, a ver qué haces, que te estaremos vigilando.

En fin, 

¡Feliz Año Nuevo, amigos!


Actualizamos el vídeo: este ya pertenece al Concierto de Año Nuevo de 2017:
Marcha Radetzky (Johann Strauss, padre
Orquesta Filarmónica de Viena, 01/01/2017 
Gustavo Dudamel

domingo, 25 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad, blogueros!

Y para quienes no lo son, también.

Christmas Is The Time To Say I Love You - Billy Squier

viernes, 9 de diciembre de 2016

In Memoriam Greg Lake y Keith Emerson

Greg Lake, cofundador de King Crimson y Emerson, Lake & Palmer, acaba de fallecer a los 69 años víctima de un cáncer, meses después de que su compañero Keith Emerson se suicidase agobiado por las depresiones. Descansen ambos.

Lucky Man es una canción de Emerson, Lake & Palmer escrita por Greg Lake cuando tenía 12 años y grabada por el trío en 1970 para su primer álbum, Emerson, Lake & Palmer. En ella se escucha (a partir del minuto 3:22) uno de los primeros solos de sintetizador Moog.


Lucky Man (Greg Lake), 1970

Lucky Man

He had white horses
And ladies by the score
All dressed in satin
And waiting by the door

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

White lace and feathers
They made up his bed
A gold covered mattress
On which he was led

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

He went to fight wars
For his country and his king
Of his honor and his glory
The people would sing

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

A bullet had found him
His blood ran as he cried
No money could save him
So he laid down and he died

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was


Hombre afortunado

Él tenía caballos blancos
y damas a montones
todas vestidas de satén 
y esperando en la puerta

Oh, qué afortunado era...

De encaje blanco y plumas
hicieron su cama
En un colchón cubierto de oro
se acostaba

Oh, qué afortunado era...

Se fue a luchar guerras
por su país y su rey
por su honor y su gloria
La gente cantaba...

Oh, que afortunado era...

Una bala lo encontró
Su sangre corría mientras gritaba
El dinero no pudo salvarlo
así que se recostó y se murió.

Oh, qué afortunado era...

Greg Lake - Songs Of A Lifetime (2013)

lunes, 28 de noviembre de 2016

domingo, 27 de noviembre de 2016

Frases inteligentes/ 30 - La tiranía

En toda tiranía la realidad es doble o triple: está lo que se dice; luego, más importante, está lo que no se dice pero debe sobrentenderse y luego están las cosas que el estado dice y que nadie se va a creer y que ellos saben que será así. El principio de cada tiranía es el miedo; lo más importante es que la gente tenga miedo, por el método que sea.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Diremos fascismo?


Naturalmente que vamos a decirlo, abundando en la idea que llevamos meses (si no años) sosteniendo, y ayudados en esta ocasión por Antonio Lucas.

Fragmentos de Por no decir fascismo

[...] En este momento lo primero que se mercantiliza es la emoción. Del miedo al amor, todo está en los escaparates. El populismo es la expresión comercial de una política sin márgenes definidos donde cabe cualquier cosa. Lo más parecido a una olla podrida pero en radioactivo. Trump es populista. Podemos es populismo. El anuncio de la lotería de Navidad, también. Y la supremacía de raza. Y la patria furiosa. Y si repusieran Verano azul ya sería la hostia.

Lo del populismo es un rodeo perverso para no decir fascismo o comunismo de koljós. O mediocridad. O saldo ideológico. O traspiés de la historia. O quincalla ratonera. Pero sobre todo esconde una nidada de obviedades donde se acopla muy bien el estado carencial de la ignorancia. Donde hay populismo hay déficit. No me refiero a tema de pasta, sino a la tentación de hacer de la histeria y la sandez un cisne. [...]

Después de lo de Trump el populismo se ha extendido en todas direcciones como concepto. Pero la categoría que le asesta este burrazo aún nos resulta inédita. Y eso es lo peligroso: el alcance de su gotera mental, de su disparate. Lo suyo no es exactamente populismo, sino el nuevo business de un tipo con modales de charlatán convencido de que el negocio cuanto más salvaje más prospera. Su realidad esconde anuncios de temores muy ambiciosos. Su idea de orden es nuestra idea de humillación, de desprotección. Su idea de política es nuestra sospecha de murallas. Su idea de equilibrio social es nuestra certeza de un baratillo de almas corrompibles con un abracadabra de patriotismo subnormal. Lo dicho: Trump es la violenta idea de felicidad que algunos no han encontrado ya ni en las tiendas. Una felicidad que alcanza el orgasmo en el "que os jodan", por decirlo en español.

El populismo difumina los colores y dispensa en muchos la necesidad casi agónica de encontrar un apoyo a su rencor, una base colectiva al ajuste de cuentas. [...]
ANTONIO LUCAS
El Mundo, 16/11/2016

Entradas populares