Frases del pueblo

Long Journey Home - Original Soundtrack

domingo, 19 de marzo de 2017

Muere el Rock & Roll


El gran Chuck Berry (El rock debería llamarse Chuck Berry, decía John Lennon), el de los riffs imposibles y el paso del pato, acaba de fallecer a los 90 años. Descanse.
El pasado 18 de octubre, el día en que se convertía en nonagenario, anunciaba el lanzamiento de su último disco, el primero después de 38 años. El álbum, titulado simplemente Chuck, fue grabado en un estudio cerca de Saint Louis, su ciudad natal, y saldrá en el transcurso de este año. Habrá que escucharlo. Está dedicado a su esposa, Themetta Berry, con quien convivió durante los últimos 68 años, y a la que envó este mensaje:
¡Cariño, me estoy haciendo viejo! He trabajado durante mucho tiempo en este disco. Ahora puedo colgar mis zapatos.

Johnny B. Goode - Chuck Berry


Roll Over Beethoven - Directo de 1983

Chuck Berry's Greatest Hits

lunes, 13 de marzo de 2017

Celtas/ 17 - Tri Yann

Tri Yann es uno de los principales representantes del folk bretón. Con una dilatada carrera musical que va desde comienzos de los 70 hasta hoy, este grupo reivindica la tradición y la diferenciación con respecto al resto de Francia de la Bretaña francesa.

Madeleine Bernard está dedicada a la musa de Paul Gauguin y Charles Laval, de la que ambos estaban enamorados. Madeleine era hermana de Émile Bernard, quien, junto con Gauguin, Laval y algunos más, caracterizaron la escuela de Pont-Aven, que tomó su nombre de la villa bretona frecuentada por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de París. Su visión artística viene a ser una síntesis del impresionismo y el simbolismo.
Gauguin estaba enamorado de Madeleine, pero ella prefirió a Laval y se fue con él a Egipto. A los pocos años del regreso, Laval murió de tuberculosis. Madeleine lo seguiría un año más tarde.
La letra de la canción se basa en una historia que supuestamente contó Gauguin cuando estaba a punto de morir: un día, en Pont-Aven, siguió a Madeleine hasta el río; allí la estuvo observando mientras se desnudaba para tomar un baño y ella, al descubrirlo, se arrojó al agua huyendo del acoso. Entonces -contaba un Gauguin delirante- se fue convirtiendo en un pececillo y se le escapó de las manos nadando hacia el mar.
La canción describe además varios cuadros de Bernard, y las últimas estrofas se refieren a pinturas de Jules Paressant, otro pintor bretón.

Madeleine Bernard (Trad. arr. Tri Yann) - Tri Yann
Jean Chocun: lead vocal
Jean-Paul Corbineau: lead vocal
Jean-Louis Jossic: lead vocal, bombarde, chálemie, psaltérion, cromone ténor
Gérard Goron: vocaux, batterie, percussions, mandolencelle
Louis Marie Seveno: vocaux, basses, violin, rebec, dulcimer eléctrique, mandoline, low whistle
Jean-Luc Chevalier: guitarre acoustique et eléctrique
Christophe Le Helley: vocaux, veuze, flûtes médiéveles, flûte à bec, tin whistle, cromorne soprano, courtaud, harpe celtique, chifonie, claviers

Madeleine Bernard

Belle Madeleine, robe de satin ébène,
Belle, cheveux mandarines,
Fragile opaline de 17 ans,
Parmi les neiges coiffes de dentelle
Et chapeaux paille des marchands.
Carmines balles de laine
Au marché de Pont-Aven
Et sous pluie de rubans;
Gauguin est là qui dit que d'amour t'aime
Mais toi belle le vas fuyant.

Belle Madeleine, courre à courre vers l'Aven,
Ondoyante colubrine,
Entre les rochers jaunes-safran,
Gauguin t'y presse et lors en sardinelle,
Madeleine, t'y vas changeant.
Tes longs cheveux mandarines
Sur tes écailles ivoirines
Font pluie de rubans,
Dans les blés rouge-feu cerclés d'ébène
Et l'ombre verte du torrent.

Belle sardinelle, nage nage à perdre haleine,
Sur ta peau brigandine
Les doigts de Gauguin glissent en vain;
Tes longs cheveux mandarines
Sur tes écailles ivoirines,
Buisson d'algues sang.

Belle sardinelle, blanche l'écume t'entraîne,
Vers l'onde outremarine,
Les jaunes collines de l'orient;
Là, de mourir ton amour et de peine
Tu t'endormiras cent ans.
En barque de porcelaine
T'en reviendras, Madeleine,
Portée par le vent,
Jusqu'à la route bleue cerclée d'ébène
Qui mène Brest à l'océan.

Merveille: chêne rouge cerclé d'ébène
Et pommier bleu au jour levant.


Madeleine Bernard

Bella Madeleine, vestido de raso color ébano.
Bella, cabellos color mandarina,
frágil opalina de 17 años.
Entre nevadas cofias de encaje
y sombreros de paja de los mercaderes
acarminados fardos de lana
en el mercado de Pont-Aven
y, bajo una lluvia de cintas,
allí está Gauguin, que dice que te ama,
pero, tú, bella, le vas huyendo.

Bella Madeleine,
corre, corre hacia el Aven,
ondulante culebrina
entre las rocas amarillo azafrán
Gauguin te acosa y, entonces, en sardinilla,
Madeleine, te vas convirtiendo.
Tus largos cabellos mandarina
sobre escamas marfileñas
fuente de lluvia de cintas
en los trigos rojo fuego, rodeado de ébano
y la sombra verde del torrente.

Bella sardinilla, nada, nada hasta perder el aliento.
Sobre tu piel saltarina
los dedos de Gauguin se escurren en vano.
Tus largos cabellos mandarina
sobre tus escamas marfileñas,
bosque de algas color sangre.

Bella sardinilla, blanca la espuma te arrastra
hacia la ola ultramarina.
Las amarillas colinas del oriente,
allí, por morir tu amor y, de pena,
tú te dormirás cien años.
En una barca de porcelana
regresarás, Madeleine,
llevada por el viento,
hasta el camino azul rodeado de ébano
que une Brest al océano.

Maravilla: roble rojo rodeado de ébano
y manzano azul al amanecer.

domingo, 19 de febrero de 2017

Fuera muros

Roger Waters (Pink Floyd) quiere dar un concierto en la frontera de Estados Unidos con México, como ya hiciera en 1990 en el Muro de Berlín junto a Van Morrison y The Band ante medio millón de personas.
Lo haría con el fin de realizar una acción humanitaria -ha declarado Waters-, quien ha agregado que haría lo mismo entre Israel y Palestina para eliminar estas espantosas barreras. La humanidad debe comprender que todos somos seres humanos y debemos darnos cuenta cómo podemos vivir juntos.
Pues nada, suerte y larga vida, Roger.

Comfortably Numb (Cómodamente adormecido) (Roger Waters - David Gilmour)
Pink Floyd, Van Morrison y The Band, 1990

Cómodamente adormecido

¡Hola! 
¿Hay alguien ahí dentro? 
Tan sólo cabezea si puedes oirme 
¿Hay alguien en casa? 
Ven ahora 
Oí que te has estado sintiendo mal 
Bueno, puedo calmar el dolor 
Ponte de pie nuevamente 
Relájate 
Necesito algo de información primero. 
Sólo los hechos básicos 
¿Puedes mostrarme donde duele? 

No hay dolor, estas retrocediendo 
Un distante barco de humo, en el horizonte 
Tú estas viniendo solo a traves de las olas 
Tus labios se están moviendo, pero no puedo oir lo que dices 
Cuando era niño, tuve fiebre 
Mis manos se sentían como dos globos. 
Ahora tengo esa fiebre nuevamente
No lo puedo explicar 
No lo entenderias
Yo no soy así
Yo me he convertido en un cómodo insensible 

Está bien
solo es un pinchazo 
No habrá mas, ah! 
Pero puede ser que te sientas un poco enfermo 
¿Puedes levantarte? 
Creo que las agujas están funcionando bien 
Eso te ayudará para seguir con el show 
Vamos, es hora de irse

miércoles, 18 de enero de 2017

Apolonia y la Cueva la Loca

Nuestro amigo Alberto Gallo ha vuelto a hacerlo.
En esta ocasión, se saca de la manga de su imaginación una historia reinosana ambientada en la Guerra de la Independencia, tomando como leitmotiv El Cañón y la Cueva de la Loca (en reinosano La Cueva la Loca), dos iconos de la ciudad.  Con estos mimbres, Gallo -con la colaboración de Elena Calderón- construye una historia llena de imaginación y fantasía, no exenta de humor.
La narración arranca el 26 de diciembre del año 2048 en un Pleno Extraordinario del Ayuntamiento de Reinosa, bajo la dirección del excelentísimo señor don Celedonio Castillo de las Almenas, alcalde de la ciudad, que da cuenta de los logros de la humanidad en general en la última década. "Yo creo -dice- que el hombre ha llegado donde ha llegado por la creación de sueños casi imposibles", mientras piensa para sus adentros: "Pero ¡qué he dicho!". Informa también, ya a nivel local, del proyecto de remodelación de "el Cañón", zona conocida popularmente con ese nombre porque desde hace dos siglos (o quién sabe cuánto tiempo) está presidida por esa pieza de artillería. A partir de ahí va recordando a la corporación personajes emblemáticos de la ciudad de otros tiempos, como Pano, Lin "el Airoso" y su rabel, la romana de la señora Mariana, la plomada del Paqui y hasta el dedo pulgar momificado del Nini.
El Cañón es retirado y en su lugar se coloca una réplica. Aquí empieza lo bueno, porque en el taller-escuela donde lo trasladan para ajustarlo, Jacinto Contreras, director del centro, descubre, desbloqueando la boca del cañón, una cartuchera de cuero cerrada con una hebilla oxidada que guarda en su interior varias hojas de papel con un texto escrito a mano. Se encarga la traducción a Romualdo Cienfuegos, que domina idiomas. A partir de ahí, imagínense lo que quieran... y se quedarán cortos.
La traducción del manuscrito hace retroceder el relato a los tiempos de la Guerra de la Independencia, y es entonces cuando nos enteramos de la historia del oficial francés Gilbert Robert y sus amoríos con Apolonia -cariñosamente conocida como Lonia-, hija de Lucas el molinero...

Pero no voy a desvelarles nada más. Si tienen oportunidad, háganse con el cuento, quédense con él, y léanlo. No se arrepentirán.Pero dense prisa, que la edición es limitada.
Para animarles, les mostramos en vídeo las ilustraciones de Alberto Gallo, acompañadas por la música de Mendelssohn, para que no falte de nada. ¿Música de colores, como quiere el autor? Yo creo que sí.

* Nota bene
No es necesario ser reinosano para disfrutarlo, pero ayuda.

Apolonia y la Cueva La Loca

sábado, 31 de diciembre de 2016

Adiós 2016, no se te ocurra volver ni en broma!

Adelantándonos a los acontecimientos (Concierto de Año Nuevo en Viena), y para ayudarte a salir te pondremos la Marcha Radetzky, a ver si te vas de una vez. Y haz el favor de no acordarte de nosotros para nada.

Bienvenido 2017! Pero, ojo, a ver qué haces, que te estaremos vigilando.

En fin, 

¡Feliz Año Nuevo, amigos!


Actualizamos el vídeo: este ya pertenece al Concierto de Año Nuevo de 2017:
Marcha Radetzky (Johann Strauss, padre
Orquesta Filarmónica de Viena, 01/01/2017 
Gustavo Dudamel

domingo, 25 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad, blogueros!

Y para quienes no lo son, también.

Christmas Is The Time To Say I Love You - Billy Squier

viernes, 9 de diciembre de 2016

In Memoriam Greg Lake y Keith Emerson

Greg Lake, cofundador de King Crimson y Emerson, Lake & Palmer, acaba de fallecer a los 69 años víctima de un cáncer, meses después de que su compañero Keith Emerson se suicidase agobiado por las depresiones. Descansen ambos.

Lucky Man es una canción de Emerson, Lake & Palmer escrita por Greg Lake cuando tenía 12 años y grabada por el trío en 1970 para su primer álbum, Emerson, Lake & Palmer. En ella se escucha (a partir del minuto 3:22) uno de los primeros solos de sintetizador Moog.


Lucky Man (Greg Lake), 1970

Lucky Man

He had white horses
And ladies by the score
All dressed in satin
And waiting by the door

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

White lace and feathers
They made up his bed
A gold covered mattress
On which he was led

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

He went to fight wars
For his country and his king
Of his honor and his glory
The people would sing

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was

A bullet had found him
His blood ran as he cried
No money could save him
So he laid down and he died

Ooooh, what a lucky man he was
Ooooh, what a lucky man he was


Hombre afortunado

Él tenía caballos blancos
y damas a montones
todas vestidas de satén 
y esperando en la puerta

Oh, qué afortunado era...

De encaje blanco y plumas
hicieron su cama
En un colchón cubierto de oro
se acostaba

Oh, qué afortunado era...

Se fue a luchar guerras
por su país y su rey
por su honor y su gloria
La gente cantaba...

Oh, que afortunado era...

Una bala lo encontró
Su sangre corría mientras gritaba
El dinero no pudo salvarlo
así que se recostó y se murió.

Oh, qué afortunado era...

Greg Lake - Songs Of A Lifetime (2013)

Entradas populares